jueves, 21 de diciembre de 2017

Veintiuno

Tal día como hoy todo empezó, una noche de verano, y también todo estalló una tarde de invierno;  y con eso empezó de nuevo.  Hoy casi no encuentro las palabras para expresar lo que siento ni lo que pienso y mucho menos para sacar lo que mis tripas rumian.
No sé, bajo por el barrio esperando verla, pero sé que ya no está a mi lado sino al de otro y la sensación de antes, desear verla, se convierte en un "¿para qué? "; si ya casi ni deseo saludarla ni ver su mirada, y menos encontrarme que alguien ocupa el lugar que yo no ocupo a saber porqué razón(esta noche soñé que él  me agarraba el cuello mientras se reía de mi, ella miraba pero parecía no verlo; aclaradora metáfora de como le dejé hacer su juego y ella se lo siguió mientras yo confiaba en no perderla, y ,lo peor,en sus palabras). Desear verla y desear ni saludarla, ¿cómo he llegado hasta aquí?. Hace mucho que no hay solución,  todo acabó casi sin darme cuenta o quizás lo sabía pero esperaba que ella se fuera alejando lentamente;  sabía que ella cada vez estaba mas lejos, la mirada nunca engaña, y tampoco encontré cómo reternela. Ya poco importa.
Vi esa niña que era, esa persona libre de toda la mierda del mundo, lo vi; y un día dejé de verlo y ya sólo quedaba ella con su vida, hice todo, todo, lo posible por recuperar esa visión pero ya la había perdido.  Vi la alegría, la ilusión, la vitalidad , en sus ojos y en su sonrisa; y la última vez que la vi sólo quedaba en ella vida y algo que no quiero ni pensar ni mentar.
Yo he muerto un poco mas, pero da igual porque me queda fuerza, ilusión y sonrisa para regalar; me duele no haber llegado a ella, no haberla llevado a mi inocente mundo.
Me dijo que un clavo saca a otro clavo, pero no, los clavos del corazón se quedan ahí para siempre. La vida me regala clavos, todos los días, pero eso no impide que los otros sigan doliendo, espero que algún día pueda mirarla sin sentir que me duele la cara, no creo que ella se lo merezca.
Entiendo lo que hizo, y su porqué.

Las coincidencias me hacen verla, o a su gente; a veces ya no se si yo lo induzco o si es pura casualidad causal.

Sinceramente,  me gusta vivir creando sonrisas y cuando dejo de hacerlo no soy capaz de quedarme. Siento si hice mil cosas mal pero siempre quise hacer el bien con lo que ya no se si estoy loco o simplemente que no entiendo nada.
Empiezo poco a poco, otra vez, con el mismo corazón,  la misma ilusión y la misma inocencia,  y sin perder ni un segundo de vista todo lo vivido.
Prefiero recordar que olvidar.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Digestión

                   

                                                        Sabía que te habías ido 
                                                        antes de marcharte.

Hoy la he vuelto a ver
con su secuaz detrás, el pan bajo el brazo,
donde yo estaba
ahora está él , perdedor,
diferencia que yo caminaba a su lado,
y poco importa si duermen juntos
si follan o dejan de follar
me había dejado un año antes
y pocos lo sabían.
Su último beso
fue un beso de Judas
necesario pero doloroso.

Hoy, en mi digestión,  siento
que no quería Amor
sino un mecenas
y alguien que no la hiciera sentir;
sólo podía darle amor
y un paseo por la vida
pero ella quería lujo,
roneo,
y evasión;
ahora es cuando tiene rutina,
viajes, chofer,
y ya no tiene que agradarme ...
¡A mi!
Que besaba cada mierda que cagaba.

Recibí mil puñetazos
plantones
y recojer los desechos
pero yo era el malo
el traidor
y el que la iba a dejar
el que la hacía de menos.

Me duele haber perdido a tres personas
ella sabía que no era mía,
nunca lo fue;
tan poco posesivo soy que en bandeja
la tenía el perdedor,
las tres personas nunca fueron mías
sólo cariño.

Cuidada y respetada por mi extraña familia
pero el Ego sólo ve dentro.

Apoyó mas al perdedor
que a su supuesto amor
del que sólo dudaba
y no quiero pensar que no me amaba
sino que se ha olvidado de Amar.

Digestión difícil
que me ha costado cuatro muelas
la cabeza rota
el corazón sangrando
y casi perder la fe.

Ella decidió irse
y a mi me refujiaron los Elfos
haber cargado este anillo
es algo que puede matar de codicia;
por suerte no soy codicioso
y se perder mis más queridas personas.
Ella decidió irse
por la puerta chica
despacio,  sin ruido, sin mirar atrás,
(ahí siguen sus cajas de recuerdos
esperándola)




Querida lectora: deja de leerme, esto es sólo mío, no afecta a tu honor, ni a nadie que protejas, es mi mierda publicada para mi, ya que o dijiero esto o acabaré cagando sangre. Y al lector ajeno sólo decirle que si amas tienes que estar dispuesto a darlo todo, a perderlo y a saber levantarte; he dado todo, perdido todo y sigo en pie, cual boxeador empecinado.







domingo, 1 de octubre de 2017

Carta de despedida

No voy a remover lo malo que pasó,  porque casi no puedo recordar lo bueno.
Ahora estamos solos en esto; en recomponer nuestro corazón y mirar a la vida con una sonrisa. Mi dolor es mío y ni te incumbe ni debería causarte compadecimiento, igual que aùn sabiendo de tu dolor no viviré en él  sino que miraré el mío hasta que deje de existir.  Me llevo un montón de gestos que ya son míos pero me recuerdan a un nosotros, primero  crean una sonrisa que acabo transformando en el amargor de lo que pudo ser.
La historia sigue adelante, sólo me queda aprender de ella y dejar el rencor fuera.
Y no sobra decir que te deseo lo mejor del mundo, y que seas feliz porque te sigo amando y amar es hacer feliz a la otra persona o por lo menos dejar que sea feliz.
Espero que seas feliz.




Esto no es poesía,  vivirlo es un poema

lunes, 25 de septiembre de 2017

Arqueología de mis ruinas

Cuánto que no se sabrá!
Se ven cascotes de sonrisas,
un fresco incomprensible
en el que un hombre y una mujer
se dan la espalda,
quedan los vestigios de un edificio
que no se llegó a finalizar,
armas rotas en la batalla,
esculturas cuyo ególatra autor
firmó: yo soy el mejor,
...
Una Civilización que no llegó
a mera asociación .


No queda mucho bonito
quizás nada.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Entre molinos

Otra vez ha venido Quijote a poseerme
o quizás él sea parte inseparable de mi
y ande por ahí esperando a Dulcinea
sin darme cuenta de que es otro molino mas.

En esta torre-ínsula todo se ve distinto:
Dulcinea no era
Sancho tampoco
y mi yelmo cada vez mas abollado,
pero vida de caballero andante
no deseo mas comodidad 
que un plato de comida
una cama donde reposar el quebrado cuerpo
y un vaso de frutos fermentados 
para calmar el corazón.
Sólo andar libre
pese a costarme la vida; 
sin mas seguridad que mis manos 
y la fuerza de mi corazón; 
no mas futuro que el momento
y las ganas de seguir caminando.


No espero que nadie me entienda
con hacerlo yo me basta.

Resultado de la contienda:
Un nudillo roto, ganas de gritar, escombros arqueológicos, y saber que el infinito no existe.


Pd: no estoy en posesión de la realidad , como mucho de mi verdad parcialmente subjetiva, de esta locura de mono venido a mas.

sábado, 8 de julio de 2017

Seguir vivo

Una avispa se ha posado a mi lado
viene a consolar mis lágrimas.
-Qué quieres tronco? Sois putos superhéroes.
Vosotros peleais por hacer feliz
y nosotras por comeros.

Otras han venido a este duelo
saben que esta guerra sin fin
es una puta mierda
y que sólo queda morir
con las botas puestas.

Pd: Aupa artistas!


martes, 4 de julio de 2017

En la montaña se muere de vergüenza

Cuando te has caído
y el tobillo se ha destrozado
o estás perdido en la niebla
sin reconocer el paisaje ni el camino
puedes hacer dos cosas:
Morir de vergüenza
y quedarte quieto llorando
o arrastrarte montaña abajo
aunque  la niebla no te deje saber
ni dónde estás.
No avergonzarte de ir a esa montaña
que no conocías
y decidiste escalar.
Y seguir arrastrándose hacia abajo
para una vez estar a salvo
saber que te has llevado tanto  de ella
como ella de ti
y que los dos seguireis siendo los mismos.
Hay montañas que te dejan quedarte
y otras te echan
pero seguirás escalando
sin vergüenza a caer.

martes, 21 de febrero de 2017

Qué sabes tú!

 Qué sabrás tú de mi
de lo perdido que me sentí
de las mil veces que mi ventana me mostraba el Norte
pero cada vez estaba mas lejos de el.
Qué sabes de mi dolor,
de todo el desprecio que sentí,
del dolor cada mañana,
y las lágrimas de cada noche,
de los mil puñetazos que recibí
y los pocos que dí.
¿Qué sabes tú de todos esos días
que recompuse mi corazón
y volví a casa esperando dar cariño?
Qué sabes de como me perdí
de todo el daño que me hice
de como intenté ser bueno
y cada vez caía mas.

Harto de vivir en la locura
de pegarme contra el cristal
y de mendigar caricias.

Sólo una cosa
sí me vas a mirar
hazlo dentro de mi corazón.

Pd: agradecimiento y reconocimiento a esta canción inspiradora.